Quiénes Somos

Nuestro Proyecto Educativo está basado en los principios propuestos por la filosofía y la metodología pedagógica de la Dra. María Montessori. Estos principios teóricos están sustentados en una amplia experiencia lograda a través de la implementación en aula de la llamada “escuela activa”, la cual basa su pedagogía en el postulado de que el aprendizaje es un acto voluntario, que sucede a través del hacer del niño inserto en un ambiente preparado, cuyo diseño está en las manos de profesionales conscientes de las necesidades sociales, afectivas, cognoscitivas, materiales, bio-físicas y espirituales de los niños a su cargo.
Reflexionamos, planificamos y actuamos también en pos de una educación para la paz, bajo los principios de la educación cósmica y holística propuesta por pensadores, filósofos y educadores internacionales y por los lineamientos sobre el tema de la educación por la aceptación e integración de la diversidad cultural propuesta por la UNESCO. Este conjunto de ideas integra al educando a un nuevo paradigma emergente y se organiza como acciones pedagógicas que tienen como fin posibilitar el desarrollo de cada niño y niña en una cosmovisión ecológica, pluridisciplinaria y multi-cultural. Esta visión de desarrollo, tiene como fin la formación de personas capaces de asumir la construcción de comunidades solidarias, basadas en la comprensión mutua, con capacidad de autonomía y de autogestión, con fuerte consciencia ecológica y genuinamente respetuosas de la diversidad humana.

En nuestro Colegio, los niños y niñas desarrollan aspectos éticos, amplios campos de conocimientos integrados, habilidades comunicativas y variadas destrezas y capacidades, guiados por la poderosa fuerza de su propia motivación. Esta auto-motivación es de suma importancia y se gesta desde la libertad para discurrir, planificar y llevar a cabo proyectos propios en los que ellos se involucran y por los que se interesan espontáneamente, ya que sigue su propia naturaleza humana, que es inquisitiva e imaginativa por excelencia.

Hemos visto durante muchos años de experiencia en aula, que los niños son ampliamente capaces de auto-regular sus quehaceres y conductas apropiadamente, siguiendo las pautas de auto-disciplina, respeto por el otro y dedicación al trabajo, para lograr no solamente entender, sino que también manipular y enseñar a otros los conceptos y las leyes que rigen el funcionamiento y las características del mundo social y natural que nos rodea. En el ámbito de la comunicación entre personas, vemos que son capaces de gestionar eficazmente diferentes técnicas de resolución de conflictos y que integran al cotidiano vivir, lo que hemos definido como “la escuela como un espacio amoroso”, o sea un lugar donde es posible vivir bien juntos.

La educación Montessori lleva implícita la noción de que cada niña y niño es especial y diferente, cada cual con sus potencialidades y características propias que los hacen únicos. El concepto de las inteligencias múltiples y el conocimiento sobre los diferentes estilos de aprendizaje son condiciones implícitas en nuestra forma de trabajo pedagógico. Integramos con éxito a niños con necesidades especiales, tanto físicas como cognitivas; ellos son una parte muy importante de nuestro proyecto educativo. Es por esto que cada niño y niña tiene su propio plan de trabajo, monitoreado por un sistema de tutorías que le facilitan un seguimiento educativo adecuado y un manejo progresivo y cabal de los temas y conceptos que necesita procesar para lograr un desarrollo completo e integral, siguiendo tres lineamientos curriculares: los Planes y Programas que dicta el Ministerio de Educación chileno, el Currículum Montessori Internacional y también los intereses temáticos de los propios niños y niñas que conforman nuestra comunidad escolar.

Consideramos la espiritualidad como un aspecto intrínseco del ser humano que aspira a sentirse plenamente integrado a lo que llamamos “comunidad humana planetaria”. Esta necesidad de integración llama a desarrollar valores, sentimientos éticos y emociones como la ternura, la comprensión y la empatía, para efectuar lo cambios necesarios que nos permitan llevar a cabo un verdadero proceso de humanización, tanto personal como global. Este desarrollo de valores es permanente en el accionar del Colegio y se realiza a través de todas las asignaturas y a través de todas las actividades que realizan los niños y las niñas. Como grupo docente, estamos siempre conscientes de que es a través del manejo de estos sentimientos y emociones que los niños aprenden a valorar, a cuidar y a proteger su ambiente social y natural.

Para lograr todos estos objetivos es imprescindible la plena participación de cada grupo familiar. Es por esto que nuestro proyecto educativo de Jardín Infantil y Colegio incluye como condición de matrícula la disposición de los padres y del grupo familiar entero para participar en forma activa en los Talleres para Padres y en las charlas y actividades que organiza la directiva de forma periódica. Los Talleres para Padres son de gran importancia para que todo el entorno del niño fluya de forma coherente, sobre todo en lo que se refiere a los temas éticos y formativos, al tema de la postura de vida basada en la aceptación y valoración del otro, el tema de la comprensión del campo de la ecología y al tema del manejo de los límites y la disciplina. Nuestra experiencia indica ampliamente. que la participación activa e informada del grupo familiar es fundamental para el logro de los objetivos de la escuela y para el óptimo desarrollo de los niños y niñas.

Estamos en constante búsqueda de organismos nacionales e internacionales que tengan relación con la educación para un planeta más humanizado, con consciencia ecológica y multicultural, para compartir experiencias y para nutrirnos y apoyarnos mutuamente.